La carretera mas ancha del mundo

La parte oeste y sur de Mongolia, de las más abandonadas, deshabitadas y desérticas de la país (la zona sur, de hecho, es donde comienza el desierto del Gobi) tiene muy contadas ciudades que se puedan llamar así. Son, probablemente, campamentos de Yurtas venidos a más y en los que un día se fijó un comercio y luego otro, se estableció una gasolinera y finalmente se abrió un banco. Algunas de ellas hasta llegan a asfaltar sus calles (por lo que cobran un peaje a la entrada de la ciudad) e incluso instalan un hotelito donde descansar. Pues una cosa así es Altai, una pequeña ciudad en la que despertamos hoy y en donde aparece, de la nada, y bien preparado para lo que se le viene encima cada verano, un taller mecánico “oficial” del Mongol Rally.

El taller sabe bien lo que necesitamos los participantes de la aventura: ruedas para los cochecitos de nuestros tamaño (y que no tiene nada que ver con las de los 4×4 que hay por aquí), mecánicos que puedan hacer chapuzas para funcionar en el corto plazo y un precio ajustado a bolsillos de aventureros. En un santiamén nos traen una rueda para nuestro Fiat 600, nos ponen una cámara como la de las bicis en nuestra otra rueda reventada y listos para seguir.

Otros coches no tienen tanta suerte, y dentro de la nave del taller vemos tres coches del Mongol Rally 2010 con muy mala pinta. “Machina Kaput”, nos dice uno de los mecánicos apuntando a un Nissan Micra con matrícula inglesa y decorado con colores psicodélicos.

Seguimos ruta, con el objetivo, cumplido, de hacer otros 400km para llegar a una de las últimas ciudades importantes antes de Ulan Bator, que cada vez se ve más cerca en el mapa. Y seguimos ruta por las carreteras mongolas, que si bien en nuestro mapa aparecen como una linea roja, sobre el terreno deberían aparecer como muchas, haciendo la misma trazada. Y es que las carreteras por las que transcurrimos podría decirse que son las más anchas del mundo: uno puede ir por donde quiera. Visto desde lejos, la carretera tiene 5, 6 ó más brazos bifurcados por donde uno puede ir. Normalmente se juntan, kilómetros más adelante, para volverse a separar. Esto ofrece situaciones muy divertidas como que tus compañeros de viaje se ponen en paralelo a ti, se cruzan, se alejan y se vuelven a acercar. Nadie sabe realmente cuál es el camino ideal, cada uno crea su propia ruta, todas en la misma dirección.

Pero a veces esta carretera multi-ruta juega malas pasadas, como nos ha pasado hoy. Acompañados, como siempre desde hace días, por el equipo Thumbtack (Ezequiel, Roberto y Juan), nuestros coches toman caminos diferentes y poco a poco se van separando. Cien metros, doscientos, quinientos…y nos perdemos de vista. El desierto a nuestros alrededor, imposible distinguir el final y la calima emborronando y difuminando el horizonte. Seguimos, muchos kilómetros, confiados en la teoría de que las carreteras mongolas siempre terminan juntándose. Y así es. Unos 50 kilómetros más adelante, y precisamente en el momento en el que tenemos que vadear de nuevo un río, nos encontramos con su Kía Río azul, que lleva sujeto el cubre cárter con una cuerda, cierra el maletero con otra y parece un coche envuelto para regalo.

El rio, una vez vadeado, nos parece el lugar adecuado para comer. Nos acompañan una docena de niños mongoles que saben bien que los extranjeros llevamos regalos para ellos, y no nos dejan en paz hasta que consiguen algo: unos bolis, unos gorros, pines de la Unión Europea y algunos caramelos es todo lo que podemos ofrecerles. Pero para ellos es como si hubieran llegado los reyes magos, de Occidente en este caso.

La carretera más ancha del mundo, atravesando la parte norte del desierto de Gobi. Llena de piedras, de desniveles, de badenes y resaltos y de topillos suicidas que cruzan a nuestro paso. Acompañados de vez en cuando por manadas de camellos y algunos de los primeros caballos que nos encontramos. Descansamos en el hotel Seoul de una pequeña ciudad del centro del país. Ulan Bator a poco más de 600km. ¿Será esta nuestra última noche antes del destino final?

Post to Twitter Post to Facebook Post to LinkedIn

Esta entrada fue publicada en Mongol Rally y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>