Uzbekistán

Otro día casi perdido en una frontera, en la de Farap que conecta Turkmenistan con Uzbekistán. Pensábamos llegar a media mañana, pero como en Turkmenistan prácticamente no hay señales de ningún tipo (se lo han gastado todo en estatuas de oro) nos ha costado llegar, y cuando lo hemos hecho nos han dado con la puerta en las narices porque cerraban para comer. Hemos esperado en una especie de restaurante y zona de descanso a pie de río para camioneros, muy agradable, acabando con sus reservas de agua tibia.

Cuando han abierto la frontera aún nos quedaban otras dos horas largas de trámites: sello por aquí y sello por allá. Según la guía los policías uzbekos son los más corruptos de la zona, en la entrada no hemos tenido problemas más que los típicos de comunicación y el incordio general. En este caso si que tenían controles como la desinfección del coche (atravesar un gran charco negro y asqueroso) o control médico (nos han tomado la temperatura y aunque sospechamos que más de uno de los que pasaban tenía fiebre y no nos han parado) y tampoco nos han cobrado nada.

Se nota que Uzbekistán es un país orientado hacia el turismo, mientras que Turkmenistán es una tétrica dictadura de chalados donde desde pequeños se les lava el cerebro para desconfiar del extranjero. El régimen es tan ridículo que es normal que no quieran a nadie haciendo fotos de las estatuas de oro en honor de Nizov o de los monumentos en honor del libro que escribió para adoctrinar a sus siervos. No es un país que recomendemos para pasar unas vacaciones.

Nuestra primera impresión de Uzbekistán ha sido Bukhara, una ciudad que tiene en su centro histórico edificios espectaculares y en general es muy acogedora con el visitante. Nos hemos encontrado con unos nueve equipos del Mongol Rally, algunos venían por nuestra ruta y otros venían atravesando el Mar Caspio o bordeándolo por el Norte. Se nota que hemos avanzado bastante, aquí ya hay muchos locos mongoles, cada uno con sus historias y sus coches, peculiares, como uno de policia americana tipo Robocop que hemos visto hoy.

Bukhara, en la ruta de la seda, es un espectacular complejo bien conservado con mezquitas, antiguas escuelas coránicas, mercados cubiertos y edificios que mantienen aún toda la atmósfera de lo que un día debió ser esta ciudad santa. Nos ha dejado impresionados el enorme minarete que domina la ciudad, increiblemente perfecto. Y más allá de su arquitectura, nos alegra, y mucho, volver a encontrar una plaza con fuentes y terrazas, gente abierta que incluso se defiende con el inglés, cibercafés por todos lados y ¡cajeros automáticos!

Post to Twitter Post to Facebook Post to LinkedIn

Esta entrada fue publicada en Mongol Rally y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Uzbekistán

  1. raul dijo:

    Vamos chicos¡¡¡¡¡¡
    que cerca estais de conseguirlo
    tengo que confesar que al principio me parecio una pequeña locura, pero ahora me habeis despertado envidia, vamos que no me importaria haber ido de mecanico (y mas con esa maquina que no os esta dando problema alguno) a pasar esos dias de aventura
    un abrazo y adelante¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    raul y tropa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>